Punto y seguido

Por lo menos se intenta

09-02-07

Eres un blog-adict@?

1. El blogger enganchado: Aunque blogger enganchado podría ser cualquiera, a los ojos de una persona normal una persona que se dedica a escribir cada día mínimo un post en internet es alguien enganchado o enfermo cuanto menos; hay bloggers que son enganchados totales, hablan siempre de su blog, actualizan siete veces al día, comentan a todas horas, hasta se autocomentan y tienen incluso la tendencia a cambiar el diseño del blog cada dos por tres.

2. El blogger casual: Su primera entrada en su blog es algo así: “¡Hola mundo! Por fin me ha dado por probar esto de los blogs, supongo que actualizaré esto a menudo y tal, y bueno, espero que me comenteis y me digáis algo, ¡a ver que os parece! Hasta luego, jejeje” Y esta es la única entrada del blog. Eso es, a gastar espacio del servidor… Como es gratis… Tiene algún comentario de algún amigo suyo al que obligó a punta de pistola y navaja que se lo colocara. Aún así, el amigo estuvo apunto de preferir el sacrificio a poner el comentario.



3. El blogger político racional: Es aquel blogger, del bando político que sea, que tiene una bitácora sobre política en la que no suelta ninguna soflama, ni usa la demagogia y aborda todos los temas con un sosiego y un criterio político objetivo y riguroso. Tenemos como ejemplo… Esto… Alguno habrá, ¿no?

4. El blogger político normal: Es aquel blogger que aún usando de vez en cuando la demagogia y dejando ver su plumero político no se le va de las manos y mantiene la calma en momentos de gran tensión. Eso sí, habría que verle la cara como la tiene de roja leyendo algunos de los comentarios de cada uno de sus posts.

5. El blogger friki: Aunque la mayoría de bloggers tenemos nuestro punto de frikis, hay quien sólo habla de esos temas muy frikis que sólo conoce él y que acaba descubriendo que hay más gente igual de friki que él. Los temas pueden ir desde la necrofagia en el Zaire hasta el campeonato de petanca de la república de Taiwan. Tanto da. El caso es hablar de cosas raras, y oye, lo que se aprende. ¿A que nunca hubieras sabido que es imposible chuparte el codo? Pues eso.

6. El blogger maquero: Maquero no es que le guste maquear el coche, son aquellos fanáticos de Mac, esos ordenadores que compiten con el PC de toda la vida. Ser maquero es casi como ser de una secta, hablan de todo lo que saca Apple y parece que les den orgasmos cada vez que aparece un nuevo Ipod que tiene una opción nueva que te permite ver que canción va a sonar cinco canciones después. Si Microsoft se llamara Apple les tendrían menos manía.

7. El blogger viajero y rico: Es aquel que tiene pasta, tiene éxito en la vida, viaja un montón, pone fotos de donde viaja dando envidia a todo el mundo y ojo, ¡la gente no le coge manía! Sino que además lo adoran y le tienen como un ídolo, ¡oooh! Como me gusta tu blog, como me gustan tus fotos que si tuviera pasta también podría hacer y tus pies de foto ocurrentes e ingeniosos en los que dices: “Yo con un canguro australiano”. Qué ingenio. Para que luego digan que los españoles somos envidiosos, en los blogs no ocurre así.

8. El blogger tecnosexual y rico: El tecnosexual es aquel que no puede vivir sin comprarse el último gadget que han inventado los japoneses. Pues bien, estos también tienen blog y cada dos por tres dejan constancia en su blog la pasta que se han dejado para comprarse este gadget que ¡oh! todos sus lectores desean fervientemente. Y ojo, tampoco le tienen envidia, lo endiosan y lo enlazan diciendo, “¡oooh! Yo de mayor quiero ser como tú”.

9. El blogger que se quiere hacer notar: Es aquel que ha empezado hace poco, necesita promocionar su blog y pone comentarios en cualquier sitio diciendo, “¿ah si? Pues yo también tengo un blog y hablé de esto y te voy a enlazar porque me gusta mucho tu blog, enlázame, ¿no?” Y así sucesivamente en todos los blogs que pueblan la blogosfera. También hacen rankings sobre los blogs que cuentan y los más famosos o hacen posts sobre los tipos de blogger que hay… ¡Ouch!

10. El blogger llorón: Es aquel blogger en el que cada post de su blog es casi una oda al suicidio, que parece que su vida no tenga sentido y que esté en estado permanente de depresión. A veces, leer un blogger llorón es capaz de bajar el ánimo hasta a Pocholo enchufado de tripis.

11. El blogger romántico: Es aquel blogger que cree que la poesia es lo suyo y no se conforma con poner sus obras de arte en su nick del Messenger sino que además se crea un blog para “plasmar sus palabras en este lugar efímero y digital como es la red de redes, internet”. Ooh. Hay blogs de este tipo que son realmente un monumento a la vergüenza ajena, pasaros un día a dar una vuelta por Msn Spaces…

12. El blogger simpático: Es aquel blogger que, ni escribe demasiado bien, ni tiene un tema en especial en su blog, ni tenga posts excesivamente currados, pero… Cae bien. Y dicen que es mejor caer en gracia que ser gracioso, y lo enlaza todo el mundo, le ponen comentarios y tiene un séquito de seguidores que ya quisiera para sí Tamara la mala.


Visto en: Webmaniacos

Posté par Puntoyseguido à 04:13 - Commentaires [0] - Permalien [#]

Commentaires

Poster un commentaire